Cocinando con el sol

La segunda mitad de este trimestre lo hemos dedicado en Física y Química a entender cómo se transmite la energía por medio del calor y cómo esta trasferencia se traduce en variar la temperatura de los cuerpos implicados.

Hemos diseñado y construido un Horno Solar, que posteriormente empleamos para estudiar cómo aumentaba la temperatura de medio litro de agua (aprovechando estos cálculos para obtener la potencia y el rendimiento del horno).

Han sido 19 sesiones de clase intensas, trabajando cooperativamente, intentando aprender los principios teóricos necesarios, aplicándolos en los diseños de los diferentes hornos y en su posterior construcción. Después empleamos los hornos para obtener los datos de una curva de calentamiento y, mediante una regresión lineal de los datos obtenidos, calcular la potencia de los propios hornos.

El día que probamos los hornos no fue especialmente caluroso (ni soleado), pero nos permitió tomar datos de manera aceptable y comprobar el buen rendimiento de algunos de ellos.

 

Como regalo final quiero recomendar una serie de blogs y páginas web en las que podéis encontrar mucha información sobre cocina solar, así como numerosas recetas. Espero que este verano podáis poner en práctica alguna:

You can leave a response, or trackback from your own site.

4 Responses to “Cocinando con el sol”

  1. Alvaro Pascual Sanz dice:

    Hubo algún grupo que trabajó con vidrio y los resultados fueron similares. De hecho el horno con mejor rendimiento fue uno que utilizó plástico. Yo creo que la clave fueron las uniones, que no quedaron perfectamente cerradas en algunos casos y provocaron importantes pérdidas de calor. En un mes vuelvo a repetir el proyecto, a ver qué tal sale esta vez.
    Se me ocurre… ¿podrían mis alumnos comunicarse contigo para pedirte consejo o asesoramiento de cara a sus diseños? Sería una posibilidad interesante para ellos, poder contar con la opinión de un especialista en la materia.

  2. àcrata dice:

    Bueno, también es debido a que usasteis plástico para hacer la ventana, el cual no retiene bien el calor y deja que escape.

    Si colocáis un vidrio algo grueso en la ventana, los resultados serán mucho mejores.

  3. Alvaro Pascual Sanz dice:

    No guardo los datos de entonces, pero algunos hornos llegaron cerca de los 90º. Aunque es cierto que los días no acompañaron, a pesar de ser en mayo y hacer sol (al menos el rato que sacamos fotos) la temperatura ambiente no fue muy alta y hacía viento, que muy probablemente ayudó poco a que los hornos funcionasen a pleno rendimiento.

  4. àcrata dice:

    ¿Medisteis la temperatura? ¿Qué resultados obtuvisteis?

Leave a Reply