Un día en Santander.- David Varas

Hace unos días estuve con mis padres en Santander donde fuimos a pasar el día.

Vimos el mar con un montón de barcos y después nos dimos un paseo mientras íbamos viendo donde podíamos comer. Después de comer nos empezó a llover y nos fuimos corriendo a la estación de tren; íbamos tan rápido que mi padre se resbaló en un paso de peatones y casi se cae. Cuando ya estábamos en el tren, nos estuvimos riendo un rato recordando el momento.