Sobre el II Congreso Escuela 2.0

Nos encontramos ante unos días de debate intenso sobre educación… al existente de manera habitual en twitter y otros medios se suman las 500 palabras de purposedES y el II Congreso Escuela 2.0 que está teniendo lugar en Zaragoza, haciendo que resulte complicado seguir todas las novedades (bendita complicación).

Pero no mezclemos las cosas. En este post voy a (intentar) centrarme únicamente en el Congreso Escuela 2.0 que ha nacido entre la polémica, ya que (gasto de dinero o marcado carácter propagandístico a parte), la selección de los participantes es discutible.

Hace ya unas semanas, podía leer en el blog de XarxaTIC un interesante artículo al respecto que me hizo reflexionar. Estoy de acuerdo con casi todos los argumentos dados por Jordi y creo necesario que hagamos notar aquellos aspectos tanto de selección, gasto o participación que no compartimos, pero difiero de su idea de no asistir o participar en el congreso.

Hasta ahora he visto la conferencia inaugural y varias experiencias de aula. Para mí ha sido enriquecedor, he conocido a través del hashtag de Twitter #escuela20 las opiniones de muchos compañeros y pienso que está valiendo la pena.

Aun así, no quiero quedarme sin expresar por qué no comparto la selección de los ponentes (ya anticipo que no va a ser por la calidad o el nivel de los mismos).

El mayor problema que encuentro es la ausencia de una serie de colectivos de gran importancia dentro de un contexto educativo. El primero de ellos, por supuesto, es el de los educandos, su voz tiene que ser más atendida, más escuchada. (Fantástica la oportunidad que les brinda Laura en su blog laclasedelaura). Otro colectivo importante, como bien subrayaba hace pocos días Jaume en su blog Passet a Passet, es el de las familias, con el que (alguna vez) nos cuesta congeniar.

Pero la ausencia que lamento más profundamente es la de un colectivo que creo que va a ser clave para lograr la transformación de la educación. Este colectivo está formado por aquellos docentes que no comparten la escuela 2.0 y aquellos que la comparten pero se sienten perdidos y no saben por dónde comenzar. Son muchos y no debemos olvidarlos.

Me gustaría poder escuchar aquellas experiencias que no han funcionado y a todos los que tienen una visión diferente. Ya que ellos, desde su perspectiva nos van a ayudar a mejorar.

No quiero escuchar las quejas vacías de gente sin vocación, aquellos que no quieren cambiar por no hacer el esfuerzo.

Sí que quiero escuchar críticas constructivas y reflexionadas de docentes comprometidos y con experiencia, pero que no comparten o no entienden algunos de los cambios que se están produciendo actualmente (o de la manera que se están produciendo).

Los docentes que estamos convencidos del uso de nuevas metodologías, muchas de ellas aprovechando las “nuevas” tecnologías, hablamos de trabajo colaborativo. Incidimos en que los grupos heterogéneos son más ricos que los homogéneos. ¡Demos ejemplo!

Para conseguir una educación de calidad, significativa y motivadora para los alumnos debemos viajar en el mismo barco. Eso supone un esfuerzo para todos, seguro, pero estoy convencido de que es mejor que la llamada revolución educativa sea más pausada, más lenta, pero compartida y construida entre TODOS.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies