Creatividad como motor de cambio

La creatividad es la capacidad de transformar la realidad para dar respuesta a determinadas necesidades. Según cómo sean estas capacidades la creatividad nos permitirá:

  • mejorar los mecanismos para para satisfacer una necesidad ya cubierta de manera más productiva o divertida,
  • resolver cómo cubrir necesidades que aún no tenían manera de ser satisfechas,
  • crear una nueva necesidad y la manera de satisfacerla.

Creatividad y Aprendizaje

Investigación y redes sociales

La creatividad tiene una relación muy estrecha con los diferentes mecanismos de aprendizaje, especialmente con el aprendizaje mediante modelaje (en el que la persona observa el comportamiento de otros, a los que considera referentes, y trata de imitarlos). Cuanto mayor sea la componente social del aprendizaje, es decir, cuantos más referentes tengamos, más posibilidades habrá de que en el proceso de modelaje, mezclemos y remezclemos diversas influencias y patrones de actuación que nos permitan obtener soluciones novedosas y creativas.

En este sentido, es fundamental que la escuela apueste por un modelo educativo que fomente la colaboración, el aprendizaje social, potenciando ese modelaje en las relaciones alumno – alumno, alumno – profesor y profesor – profesor.

Para este fin es clave el diseño de tareas abiertas, en las que los alumnos tengan la posibilidad de explorar e investigar en lugar de verse limitados por unos parámetros o unas preguntas cerradas en exceso. No sirve con desarrollar simples trabajos en grupo, en los que los alumnos se reparten por piezas el mismo, tenemos que facilitar que los alumnos generen un conocimiento compartido.

No debemos poner límites a la colaboración, las redes sociales deben ser herramientas que potencien la comunicación y los vínculos con otras personas, fomentando en un primer momento, el pensamiento divergente, para después trabajar en la convergencia hacia ideas novedosas y construidas entre todos. Las ideas creativas no surgen en el trabajo individual, sino en entornos de colaboración, reflexión y puesta en común.

Creatividad y Cultura

El papel de la diversidad

Portrait PaintingTanto la creatividad como la manera en la que desarrollamos acciones creativas depende mucho del entorno cultural en el que estemos inmersos.

La cultura al fin y al cabo, tiene carácter prescriptivo, está formada por normas que son reglas o directrices de la sociedad que determinan cuál es el comportamiento apropiado según las circunstancias; luego son patrones de conducta que deben seguir los miembros de la sociedad, aplicando sanciones a aquellos que se alejen o incumplan la norma.

La cultura tiene una función estabilizadora, genera un ambiente conocido y compartido por todos sus miembros en el que estos se sienten cómodos y seguros. No hay nada más enfrentado al desarrollo humano que una situación de comodidad, ya que es la necesidad la que nos impulsa al cambio.

Pero las culturas, afortunadamente, son dinámicas, pueden cambiar con el paso del tiempo. La creatividad pasa a ser el motor que promueve y genera los cambios necesarios para que una cultura no se estanque y pueda evolucionar.

En ese sentido, la mezcla de culturas es muy positiva para el desarrollo de la creatividad, ya que genera choques entre los valores, actitudes y costumbres que forman cada cultura. De esta manera surgen nuevos interrogantes que han de ser resueltos de manera constructiva y compartida.

Por tanto también podemos entender la creatividad como la creación de conocimiento compartido que surge de la aproximación a los problemas desde perspectivas social o culturalmente diferentes.

 

Creatividad y Escuela

¿Debe enseñar la escuela de forma creativa?

Por supuesto que la escuela debe enseñar de forma creativa; por dos razones principales, la primera se centra en la labor docente y la segunda en los alumnos.

La primera razón llama al espíritu de mejora que debería estar presente en la educación. Para mejorar la labor docente no se puede hacer siempre lo mismo. Hay que adaptarse al momento presente y para ello se necesita abordar los problemas de manera novedosa y original. Sin creatividad en la educación, las prácticas docentes se estancan y resultan aburridas tanto al profesor como a los propios alumnos, que las sienten mecánicas y alejadas de su realidad.

La segunda razón valora que los alumnos aprenden más de lo que somos (cómo actuamos, cómo mantenemos la autoridad, cómo contestamos sus dudas, nuestra mayor o menor cercanía…) que de lo que les decimos (contamos, “enseñamos”, mostramos, adoctrinamos…). Los contenidos cambian de un curso a otro, la mayoría se olvida, pero hay constantes que permanecen:

  • El error que se castiga en los exámenes y trabajos con pérdida de puntos.
  • La estandarización de las pruebas de evaluación.
  • La uniformidad en las metodologías.
  • El hecho de que sus profesores no pongamos buena cara cuando los chicos ofrecen otras alternativas de resolución a problemas junto a las excusas que ponemos para no atender esas otras opciones (el tiempo no nos permite dedicar tiempo a eso, con que lo sepa de una manera es suficiente para que apruebe, si conoce otra forma es que se lo han resuelto en casa o clases particulares o… ¿otra manera? estará mal)

Nuestros alumnos aprenden que todo aquello que desentona les puede traer problemas y en consecuencia, desisten en su búsqueda de ideas diferentes. Comienzan conformándose con lo que les enseña el profesor y después aprenden que incluso con menos puede valer. Por lo tanto, una escuela que no enseña de manera creativa fomenta la uniformidad de unos alumnos que pierden, poco a poco, la capacidad de soñar, imaginar, remezclar o crear.

Si queremos que nuestros alumnos sean el impulso necesario para que la sociedad crezca y avance no tenemos otra opción que predicar con el ejemplo.


Matt Small – Portrait Painting de urbanartcore.eu

You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Responses to “Creatividad como motor de cambio”

  1. […] En segundo lugar, me gustaría hablar también de las situaciones vitales como fuentes de aprendizaje. Aprendemos cuando innovamos, cuando cambiamos hábitos y nos encontramos con situaciones diferentes, cuando dejamos que nuevas experiencias activen nuestras emociones. Es importante buscar nuevos retos, desafiarnos a nosotros mismos, conversar con desconocidos y con aquellos que piensan diferente, viajar a otras ciudades, países, continentes… propiciar, en definitiva, situaciones que nos ayuden a abrir la mente, a desaprender dogmas enquistados en nuestros cerebros perezosos. Parte fundamental de mi Entorno Personal de Aprendizaje es una actitud inconformista y la convicción (recientemente descubierta) de que soy creativo porque aprendo cada día y aprendo cada día porque busco la creatividad. […]

  2. […] Creatividad como motor de cambio | Cacharreando conCiencias Source: blogs.maristassegovia.org […]

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies