Hábitos saludables y rendimiento

La edad escolar es un periodo importante en la vida de todo estudiante. A lo largo de ella, desarrollamos nuestro potencial tanto a nivel físico como a nivel intelectual.

¿A veces te sientes cansado y no sabes por qué?, ¿te falta capacidad de concentración? Tus hábitos alimenticios, las horas de descanso y la actividad física que realizas pueden ser la respuesta a estos interrogantes.

GDJ / Pixabay

 

A continuación, os dejamos algunas recomendaciones básicas

  • Lavarse las manos antes de las comidas

La higiene es fundamental ya que nos ayuda a no contraer enfermedades. Si comiéramos con las manos sucias, muchos de estos microorganismos se depositarían en los alimentos y podrían causarnos una infección.

  • Hacer 5 comidas al día

En primer lugar, para que nos dé tiempo a incluir al menos 3 piezas de fruta al día, 3 raciones de lácteos o derivados y 2 de verdura. Por otro lado, Si no le damos alimentos a nuestro organismo durante un periodo largo de tiempo (más de 3-4h), nuestro cuerpo entra en alerta y se disparan todos nuestros mecanismos de reserva, de tal manera que nuestro organismo empieza a ahorrar energía y acumular grasas para aguantar y rendir durante las horas que no va a recibir alimento. Por último, comer 5 veces al día nos ayudará a llegar con menos hambre a la siguiente.

  • El desayuno es la comida más importante del día.

El desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías que se ingieren a lo largo del día. Diferentes estudios afirman que las personas que desayunan correctamente obtienen los nutrientes que necesitan para no sentirse cansados a lo largo de la mañana.

  • No realices cenas copiosas

Según los expertos la cena debe de suponer el 15-20% del total del aporte calórico diario. Lo ideal es cenar 2 o 3 horas antes de irnos a la cama, alimentos no muy pesados o calóricos y de fácil digestión. Esto nos hará conciliar mejor el sueño. Dicho popular: Desayuna como un príncipe, come como un rey y cena como un pobre.

  • Dieta variada/equilibrada

Una alimentación saludable significa comer en forma equilibrada todos los alimentos disponibles, con una correcta selección y un adecuado consumo de los mismos. De esta forma, aseguramos la incorporación y aprovechamiento de todos los nutrientes que necesitamos.

  • Beber 2 litros de agua al día

Hay que beber la misma cantidad de agua que sale del cuerpo para conseguir el balance hídrico. Como el cuerpo humano no es capaz de almacenar agua, hay que reponer la que se pierde a diario. Si bien es cierto, en verano hay que aumentar su ingesta.

  • Hacer ejercicio físico

El ejercicio previene problemas de salud, aumenta la fuerza, la energía, ayudar a reducir el estrés, y mejora el sueño.

  • Dormir 8 horas al día

El descanso es fundamental para que nuestro cerebro funcione correctamente, ya que durante el sueño el cerebro consolida las memorias y se regula el estado de humor, disminuyendo la agresividad y la ansiedad.

Esta entrada fue publicada en PAT, Salud, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.