Convivencias tutoriales 3º ESO

Hoy hemos dedicado el día a conocernos y a descubrir que a veces pasamos años con alguien al lado de quien al final apenas sabemos nada. Todos juntos vamos a convivir durante este curso, vamos a afrontar nuevos retos y establecer lazos más intensos, a hallar de nuevo a esas personas que configuran mi entorno cotidiano,  a colaborar, a crecer, a explorarnos a nosotros mismos.

Por ello hemos tenido un primer momento de reflexión, de contacto personal con nosotros mismos, hemos bajado las revoluciones de nuestros motores siempre en marcha para sentir el yo de cada uno. Cada cual a su nivel irá progresando, adéntrandose, asombrándose de la aventura de ser.

Y hemos sembrado: amistad, buenas intenciones, compañerismo, ayuda al necesitado, esfuerzo, amor… Como hemos aprendido en el Evangelio, la semilla que cae en buena tierra, que recibe el cuidado adecuado germina y su cosecha es abundante: unos cien, otros sesenta, otros treinta… todos lo mejor de nosotros mismos.

Hemos hecho un hueco en nuestra reflexión para los necesitados, para la solidaridad en nuestro tiempo. La de ahora y la de aquí. La de las familias acuciadas por la crisis, el desempleo y sobre todo embargadas por la peor de las crisis: la desesperanza. Queremos sembrar nuestra pequeña semilla de esperanza con un gesto humilde, con nuestra sonrisa, nuestro abrazo, con nuestra presencia y nuestra fe. Cada día con un pequeño hecho, como una semillita de mostaza.

Así pues, hemos tomado conciencia de nosotros, de mis compañeros, de mis nuevos retos en la vida (no sólo el académico). Los frutos llegan con el tiempo, con paciencia, esfuerzo, dedicación, constancia, pasión. Feliz siembra y feliz cosecha a todos.

Deja un comentario