El Padrino

http://www.youtube.com/watch?v=L21w9Tp4UPM

El Padrino (1972): Años 40. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Tiene cuatro hijos: una chica, Connie (Talia Shire), y tres varones: el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Freddie (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre. Cuando Corleone, siempre aconsejado por su consejero Tom Hagan (Robert Duvall), se niega a intervenir en el negocio de las drogas, el jefe de otra banda ordena su asesinato. Empieza entonces una violenta y cruenta guerra entre las familias mafiosas. (FILMAFFINITY)

El Padrino. Parte II (1974): Continuación de la saga de los Corleone con dos historias paralelas: la elección de Michael Corleone como jefe de los negocios familiares y los orígenes del patriarca, el ya fallecido Don Vito, primero en Sicilia y luego en Estados Unidos, donde, empezando desde abajo, llegó a ser un poderosísimo jefe de la mafia de Nueva York. (FILMAFFINITY)

El Padrino. Parte III (1990): Michael Corleone, heredero del imperio de don Vito Corleone, intenta rehabilitarse socialmente y legitimar todas las posesiones de la familia negociando con el Vaticano. Después de luchar toda su vida se encuentra cansado y centra todas sus esperanzas en encontrar un sucesor que se haga cargo de los negocios. Vincent, el hijo ilegítimo de su hermano Sonny, parece ser el elegido. (FILMAFFINITY)

Estos son los argumentos de las tres películas de la saga “El Padrino”, películas dirigidas por Francis Ford Coppola y basadas en la novela, de mismo nombre, de Mario Puzo. La música original, compuesta por Nino Rota y Carmine Coppola, se ha convertido en una de las bandas sonoras más conocidas del cine. Entre las tres películas suman 9 Oscars (con 29 nominaciones) y 5 Globos de Oro convirtiendo a esta saga en una de las “imprescindibles”.

Si quieres saber más, en estas páginas puedes encontrar información de cada una de las películas: Parte I, Parte II y Parte III.

Deja un comentario